This post is also available in: English (Inglés) Français (Francés)

Si te preguntamos si te gustaría alojar en tu casa a un estudiante extranjero como a un miembro más de la familia seguro que me dirías que,

¡Qué para qué!

Por lo qué en vez de preguntártelo, te voy a contar las diferentes razones por las que en los países más desarrollados se hace desde hace casi 100 años:

Por la posibilidad de practicar un 2º idioma de manera natural y sencilla, ya sean los más jóvenes del hogar ahorrándose así las clases particulares de inglés, como el resto de la familia.

Por el enriquecimiento cultural que obtiene la familia, al contar con una persona de confianza con la que aprender diferentes formas de ver y entender la vida. Es la mejor forma de preparar a nuestros hijos para convertirse en adultos preparados, tolerantes y cultos.

Por los ingresos extras que recibe la familia con el alojamiento.

En países como EEUU, las familias no cobran nada a los estudiantes que deciden alojarse con ellos, pues consideran que ya obtienen suficiente beneficio con el intercambio cultural, sin embargo en Europa es habitual esta práctica de alojamiento, la cual lleva implantada casi un siglo, y es entendida como una manera de lo más natural y positiva de que las familias generen  ingresos extras cada mes.

Y ahora si te lo volvemos a preguntar, ¿te gustaría adoptar un estudiante en la familia? ...